Crítica Gomorra

gomorra_cartelEs increíble la facilidad con la que los potencias occidentales ondean la bandera de la igualdad, la tolerancia y los derechos humanos. Es inquietante comprobar cómo los discursos políticos más comprometidos siempre comienzan igual: haciendo alusión a la igualdad entre ciudadanos, a la lucha contra el terrorismo y a la discriminación. Y son detestables nuestras condenas, en nombre de la verdad, a todos aquellos regímenes diferentes, que imperan en países culturalmente distintos a los nuestros: “Nosotros todo lo hacemos bien, el resto todo lo hacen mal”, parece ser nuestro lema.

Crítica, crítica y autocrítica es lo que necesitan países como el nuestro. ¿Qué idea de libertad trasmitimos al resto de pueblos en transición política, cuando dentro de nuestra sociedad, escritores y periodista aún tienen que esconderse de la luz pública por temor a ser vapuleados?. El caso de Roberto Saviano aún es más grave. Amenazado de muerte por la mafia italiana se ha visto obligado a exiliarse y retirarse de la vida pública, por temor a que la Camorra cumpla sus intenciones de matarle antes de que lleguen las Navidades. Una triste realidad que no procede de países conflictivos como Colombia, Brasil o cualquier país africano, sino que procede de un país como Italia, cuna de la civilización clásica, miembro del G8 de países industrializados y séptima potencia económica a nivel mundial.

Al cautiverio de Saviano ha decidido unirse Garrone, el principal responsable de la adaptación cinematográfica de una de las historias más controvertidas publicadas recientemente en Italia: GOMORRA. Consciente del peligro que podía llegar a correr su vida por la implicación en el proyecto, no lo dudó ni un instante: “ya es hora de que los italianos hagamos algo por denunciar las infames vicisitudes de las que es testigo nuestra sociedad, por culpa de organizaciones violentas y mafiosas que propagan el temor e imponen su ley a la fuerza”.

Valientes y comprometidos con las causas justas, Saviano desde su libro y Garrone desde su largometraje, han decidido, a sabiendas de que arriesgaban sus vidas, denunciar públicamente uno de los negocios más lucrativos de Italia y que maneja la que es una de las organizaciones criminales que más vidas se cobra en todo el planeta: la mafia o Camorra, como se le conoce en términos despectivos o de jerga policial y periodística.

escena12

El resultado es un filme con personalidad propia no sólo por su temática, sino por su curiosa exposición. Retrata desde diferentes puntos de vista las acciones y las consecuencias  de la mafia napolitana, una de las organizaciones criminales más sanguinarias del mundo.

Por Nápoles, ciudad protagonista de Gomorra, circulan los personaje del filme: un niño que no le queda otra que implicarse en una u otra banda para vivir a sueldo de la Camorra; el “pagador” de la organización, que vive entre dos fuegos; un sastre al servicio de los mafiosos; o todo un entramado para deshacerse de residuos tóxicos, saltándose los mínimos procedimientos de seguridad. Lo que le interesa al director es plasmar en la gran pantalla el punto de vista de los personajes para descubrir los motivos por los que se introduce en ese mundo del que es difícil salir.

No es un documental, pero tampoco respeta las normas narrativas y estilísticas del cine. No hay una trama clara, ni una evolución palpable de los personajes o de la narración más allá del día a día. Sino que, desde mi punto de vista, se trata de un retrato preciso de los barrios bajos de Nápoles. En este caso, las drogas, los asesinatos y la prostitución no son el centro de la denuncia sino el marco que rodea el documento, es decir, un registro fiel de lo que tristemente ocurre en el escalón inferior de la delincuencia más organizada.

Después de arrasar en Cannes y llegar a las salas de medio mundo como una de las propuestas favoritas del cine europeo, Gomorra, pretende mostrarnos a todos aquellos que vivimos alejados de esta penosa realidad, un episodio concreto de lo que las organizaciones criminales son capaces de llegar a hacer; y de lo que su denuncia supone a todos aquellos que están dispuestos a luchar contra una situación injusta por la que miles de ciudadanos deben de pasar, por culpa eso sí, de una miseria corrompida por el poder que otorga el dinero y las armas.

escena22

Anuncios

3 Respuestas a “Crítica Gomorra

  1. Crítica genial. Con Gomorra puedes olor y sentir el miedo de las mafias italianas el verdadero basurero de la criminología napolitana. Pero muy alejada del Padrino y demás películas americanas del estilo. Por algo ha encadenado a la muerte a Savino.
    Lo importante de Gomorra es que relanza la ceatividad del cine italiano junto con Il Divo. Il risorgimento ¿no?

  2. Pingback: Lo contrario de la muerte | Blog del libro

  3. Gomorra me parece uno de los mejores libros basados en hechos reales escritos últimamentes… no os perdáis el extenso reportaje que se publicó sobre Roberto Saviano en el Semanal de El Pais del pasado 8 de Febrero 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s