Crítica Centauros del desierto, por Daniel Martín

Una crítica de Daniel Martín

cartel_centaurosConsidero que la vieja pregunta sobre qué película es la mejor de la Historia es estéril por innecesaria. Las obras maestras –y las que no lo son, ¡qué narices!– hay que disfrutarlas sin numerarlas ni clasificarlas en mejores y peores. Sin embargo, como uno es un donnadie en este mundo categorizado, cuando me preguntan suelo responder que mi película favorita, entre todas, es Centauros del desierto, dirigida por John Ford y estrenada en 1956.

El porqué de esta decisión ha sido largamente meditado. Primero, creo que el western no es un género sino un ambiente. ¿Qué tienen en común La diligencia, Río Bravo, o La leyenda de la ciudad sin nombre? Sólo la época y el lugar. Centauros del desierto es, en ese sentido y a duras penas, un western. En realidad abarca casi todos los géneros. Ethan Edwards, el protagonista –la más sublime encarnación de John Wayne, a pesar de lo que digan un buen y eficaz actor–, busca a su sobrina, raptada por los indios, después de que estos masacraran a su familia. La primera parte del filme es un drama intenso, épico, brutal, donde Wayne y su partenaire, Martin, un mestizo, investigan en lugares recónditos donde se asientan las últimas reservas indias. Ethan es, lejos de los grandes pistoleros del Oeste, un tipo pendenciero, rencoroso, vengativo y, sobre todo, racista. Busca a su sobrina empujado por un odio feroz más que por un amor inexistente.

escana2

Pero, después del primer encuentro con ‘Cicatriz’, el malvado indio, y la ya crecida sobrina –una jovencísima Natalie Wood–, la película deviene en comedia. Martin –protagonista a su vez de la principal subtrama– lucha por la chica encarnada en Vera Miles mientras Ethan es acusado de haber asesinado a un contrabandista. En un sorprendente tono cómico, las secuencias se suceden hasta que llega el desenlace, donde Ethan, para sorpresa y emoción del público, se redime cuando, en lugar de matar a su “indianizada” sobrina, la abraza en una escena insuperable. Entonces, por fin, vuelven a casa pero, en el plano-secuencia más famoso de la Historia, Ethan se queda fuera.

En Centauros del desierto Ford alcanzó su cenit. Y estamos hablando del director que revolucionó la técnica cinematográfica con La diligencia y que firmó, entre otras grandes obras, la trilogía de la caballería, El hombre tranquilo, Mogambo, El sargento negro, El hombre que mató a Liberty Valance y Siete mujeres. Pero en Centauros Ford bordó la traslación visual del magistral guión de Alan Le May, colocó hábilmente su siempre inmejorable colección de secundarios memorables, manejó los pequeños detalles hasta un límite insospechado –el filme hay que verlo con mucha calma porque cada fotograma esconde un pequeño secreto que hace aún más intensa la historia–, construyó una historia tan trágica como las griegas y donde el protagonista, un antihéroe, descubre que no tiene cabida en el mundo moderno y civilizado al que los demás personajes –menos el antagonista, ‘Cicatriz’, a la postre su propio reflejo– pertenecen.

escena3

Este filme es de los que llamo infinitos: por muchas veces que lo veas, nunca termina de sorprender. Es una historia redonda; no hay que dejarse llevar por la primera impresión. La odisea de Ethan es mucho más compleja de lo que parece. Vuelve a Ítaca para ver cómo los bárbaros le arrebatan a su familia. Y luego, en su personal búsqueda, descubrirá que ya nada era como él suponía. Recupera a su sobrina y alcanza la redención, seguramente demasiado tarde. Una de las obras cumbres de la creatividad humana del siglo XX.

Daniel Martín: Columnista de Estrella Digital, escritor (novela Los despreciables), periodista y profesor. Humanista.

Anuncios

Una respuesta a “Crítica Centauros del desierto, por Daniel Martín

  1. Pingback: CENTAUROS DEL DESIERTO « Voiceover’s Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s