Crítica Historias de Filadelfia

Una crítica de Daniel Martín

cartel8La prueba de la injusticia inherente a los premios cinematográficos y la ignorancia de gran parte de la crítica es el desprecio sistemático hacia la comedia, seguramente el más difícil de los géneros, ya sea en teatro, novela, poesía o cine. En lo cómico siempre resulta fácil caer en la farsa –donde pocos, como los hermanos Marx, sobreviven–, el pastelón –donde sólo hay un maestro: Frank Capra– o lo directamente insulso.

A pesar de estos peligros, varias de las mejores películas de la historia pueden, de una u otra manera y al margen de las desviaciones antes citadas, considerarse comedias: Sucedió una noche, Al servicio de las damas, Ninosthcka, Tovarich, Luna nueva, La fiera de mi niña, Los viajes de Sullivan, Con faldas y a lo loco, Mi desconfiada esposa, El apartamento, Pijama para dos, Annie Hall, Manhattan, Cuando Harry encontró a Sally, Forrest Gump, El gran Lebowsky, etc. Es el género más peliagudo de tratar y suele ser el favorito del público. ¿Por qué las luminarias del séptimo arte suelen darle la espalda? Cuestión de gustos, quizás… o de capacidades.

Historias de Filadelfia, dirigida por George Cukor y producida por Joseph L. Mankiewicz, es una de las obras cumbres de la Historia del cine. Una historia sencilla –una mujer se va a casar por segunda vez y su primer marido quiere impedirlo– sirve para desplegar una maravillosa pléyade de personajes, profundos, reales, autéticos, en una trama donde todo el mundo aparenta ser lo que, en el fondo, es.

escena1

Katharine Hepburn, Cary Grant y James Stewart comandan una serie de intérpretes maravillosamente manejados por Cukor en esta historia donde se mezcla la crítica social con la burla a los tabúes de una sociedad puritana sólo en lo mediático. No hay un solo arquetipo personal ni profesional que no quede depurado tras ver la película: niñas mimadas, mujeres enamoradas y abnegadas, maridos adúlteros, periodistas ambiciosos y frustrados, hombres hechos a sí mismos, viejos verdes… Y así Filadelfia, la “reserva espiritual” de la aristocracia norteamericana, resulta al final tan cercana como cualquier barrio de Brooklyn, Madrid o Sao Paulo.

Como debe ser, aun más en las comedias, los cimientos de la calidad de esta película descansan en el genial guión de Donald Ogden Stewart, adaptación de la obra teatral de Philip Barry. Los diálogos, las situaciones, los momentos estelares –la borrachera en la piscina, la puesta en escena de los “pijos” para dar una imagen ridícula ante los periodistas, la extraña seducción del sarcástico Grant…– están escritos antes de que el maestro Cukor los traduzca en imágenes.

escena2

Historias de Filadelfia es una de las Grandes. Hollywood premió aquel año a Rebecca, otro gran filme, sin duda porque aquella era comedia y esta un dramón con intriga. Pero no creo que nadie prefiera “revisitar” varias veces –la prueba del nueve en cuanto a obras maestras se refiere– la peli de Hitchcok antes de deleitarse, una y otra vez, con una obra maestra en todos los ámbitos que componen una producción cinematográfica. Para la anécdota, Historias de Filadelfia fue una apuesta personal de La Hepburn después de haberla protagonizado en Broadway.

Daniel Martín: Columnista de Estrella Digital, escritor (novela Los despreciables), periodista y profesor. Humanista.

Anuncios

Una respuesta a “Crítica Historias de Filadelfia

  1. Tienes razón. Hollywood jamás premia una comedia. Y también tienes razón en que hacer una comedia es tremendamente más difícil que u drama. Es fácil (para un actor) llorar y que parezca verdad, no se puede decir lo mismo de las risa. Cualquiera de las películas que has nombrado merecerían haber ganado un Oscar (de Tovarich no puedo decir nada porque no la conozco). Añadiría también “Uno, dos tres” (al menos estuvo nominada), “Nacida ayer” (lo ganó muy merecidamente Judy Holliday y la película estuvo nominada), “Arsénico por compasión”, “Medianoche”, “Un ladrón en la alcoba” o “Irma, la dulce”.
    Una gran injusticia para la comedia.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s