Crítica Million Dollar Baby

cartelQué injusta es la vida, ¿verdad?.  A veces me da la sensación de que no sabemos reconocer el talento cuando lo tenemos delante. Hoy me he levantado reivindicativa y he decidido denunciar una de las injusticias más significativas que ha habido en la última edición de los Oscar. Sé que no debería enfadarme, estos premios no dejan de ser una estrategia de márketing y publicidad de Hollywood donde la calidad no siempre tiene porqué ser premiada. Aunque este año ha habido una ausencia muy notable, merecedora de una denuncia y pataleta pública: Clint Eastwood.

Acepto que El Intercambio no haya estado entre las cinco películas nominada al Oscar, la competencia era significativa. Lo que no acepto bajo ningún concepto, después de haber leído infintas críticas, es que el polifacético Eastwood no haya estado nominado como mejor actor por su papel en El Gran Torino, su última obra maestra. Después de dos estrenos brillantes en un año, me parece una falta de ética y criterio profesional por parte de los miembros de la Academia ignorar trabajos de tantísima calidad cinematográfica: ¿Desconocimiento o envidia?.

Probablemente haya más de lo segundo que de lo primero. Aún así considero imprescindible hablar de este magnífico profesional y aprender de su impecable cine. Por ello la película protagonista de mi post de hoy es uno de sus clásico más alabados, Million Dóllar Baby, una valiente, inquebrantable y enternecedora obra maestra que establece lo mejor del clasicismo cimentado en una sencillez y una pureza exultantes.

escena1

Venía precedida de un éxito de taquilla y de una de las películas dirigidas por Eastwood que más había sorprendido al público hasta el momento: Mystic River. Pero Million Dollar Baby supo superar a su predecesora y alzarse en 2004, además de con el Oscar, con el reconocimiento internacional y con el aplauso de un público compungido con una historia emotiva y golpeada por uno de los sentimientos más poderosos de la condición humana; el amor, el motor que mueve a los personajes, tanto es sus gozos como en sus sufrimientos para redimirlos y para condenarlos.

Una historia en la que el boxeo únicamente servirá de telón de fondo y donde la amistad, la redención y las segundas oportunidades tomarán el protagonismo de un relato que te atrapa desde sus inicios, cuando la joven Maggie (Hilary Swank) llega, no sólo al gimnasio de Franki (Clint Eastwood), sino a su vida. Una inculta y obstinada chica que utilizará todos sus ahorros para entrenarse y progresar como boxeadora, el sueño de su vida. Una actitud que convencerá al viejo Frankie de que la ilusión y la ambición todavía pueden devolverle la esperanza de seguir entrenando a un nivel de primera, un aspecto de su vida profesional que había dejado aparcado, después de que su mejor amigo perdiera un ojo por no saber aconsejarle que abandonara un debate a tiempo. Desde entonces se había convertido en un ser huraño, poco comunicativo, derrotado y aislado en una soledad acrecentada por el rechazo de su hija, que no quiere saber nada de él.

escena2

Maggie le despertará nuevos sentimientos y cambiará su vida, convirtiendo la relación de ambos personajes en la historia de amor paterno-filial más emotiva que nunca antes se había reflejado en la pantalla de un cine. Donde la moralidad, la ética y la religión guiarán las acciones de sus personajes, sobre todo las de Frankie, quien muy convencido de sus creencias y su aura espiritual, al final tendrá que replantearse sus convicciones y decidir porque acciones dejarse guiar. Un drama, que a pesar del desasosiego que llega a provocar, nunca cae en el sentimentalismo fácil, sino que alza a sus personajes a un nivel humano, sobre todo cuando ejecutan sus actos o toman algunas trascendentales decisiones.

Una película que conmueve, aunque no sólo gracias a su desgarradora historia, sino también a su impecable realización, acertada fotografía y maravillosas interpretaciones, llevadas a cabo por tres grandes de la escena hollywoodiense: Clint Eastwood, Morgan Freeman y Hilary Swank. Los dos primeros con carreras muy consolidadas, mientras que la tercera agradecerá siempre haber protagonizado esta película, puesto que desde entonces el reconocimiento y los elogios obtenidos le han valido de una magnífica carta de presentación para presentes y futuros proyectos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s