Tetro, la nueva aventura de Coppola y Verdú llega a España

coppola_verdu_maura

Este año, Francis Ford Coppola cumplía 70 años. Su espíritu joven, sus ganas de seguir experimentando y su sólida admiración por el cine independiente, de autor y alejado de los cánones marcados por la secta hollywoodiense han hecho de él un director, cuanto menos, diferente a todos los que la meca del cien nos tiene acostumbrados. Coppola nunca se ha caracterizado por ser un director fácil, ameno y comercial. Su cine nunca ha gozado a tiempo real del éxito que él esperaba y sus películas, casi siempre maltratadas por la crítica nacional e internacional, nunca han disfrutado del elixir de la temprana admiración.

Es un hombre paciente, sensato y muy consciente del valor de su cine. Él sabe –y le duele- que sus películas no levantan pasiones recién estrenadas; pero cuenta con un público fiel: que le quiere, que le sigue y que le admira por todo lo que hace. El Padrino y Apocalypse Now, vilipendiadas el día de su estreno por la crítica (la segunda mucho más que la primera), hoy son consideradas obras de prestigio y han sido catalogadas, por todos aquellos que un día las machacaron, como dos de los títulos más importantes de la historia del cine. Clásicos admirados, adaptaciones de lujo y obras maestras, son algunas de las calificaciones utilizadas por el público, que ajeno a las críticas, fue capaz de extraer de ambas una lectura positiva, constructiva y digna de toda alabanza y admiración por parte de un equipo y de un director que habían sufrido el injusto ataque de la prensa y la crítica, casi siempre ajena al vox pópuli.

Sus ganas de hacer cine no cesan. Él admite que quiere seguir aprendiendo y que gracias a que “es suficientemente rico” (palabras textuales),  puede financiarse cada dos años aquellos proyectos que le interesen. Tetro, la película que esta semana presenta en España junto a Maribel Verdú, protagonista de la misma, es un claro ejemplo del cine que a partir de ahora tiene previsto realizar: un cine muy personal, comprometido y en el que intenta retratar su verdad, su realidad, sus recuerdos…

Su última producción  cuenta la historia de Tetro (Vincent Gallo), un escritor desequilibrado y frustrado, cuyo talento ha quedado aplastado por la figura de su padre, un aclamado director de orquesta, y que se instala en Argentina huyendo de su familia. Allí forma pareja con su psiquiatra (Maribel Verdú). Pocos años después de su partida recibe la visita de su hermano pequeño (Alden Ehrenreich), un encuentro que finalmente servirá para destapar un oscuro mundo de rencillas familiares.

La película cuenta con varios matices autobiográficos del director, y en este caso también guionista, su primera aventura al respecto (hasta el momento siempre había dirigido adaptaciones o guiones de otros). Coppola ha aclarado que él también tiene un hermano mayor y que en cierta manera se ha inspirado en la relación de ambos para construir a los personajes de su nueva producción. Aunque ha matizado que la relación real que existe entre ellos es magnífica, no como la de sus protagonistas. Otro aspecto cercano a su vida es el hecho de que el padre del protagonista sea un respetado director de orquesta (el padre de Coppola también lo era) aunque el director ha aclarado que su padre era una bellísima persona y que la relación de ambos era excepcional.

La producción no se ha librado de los habituales problemas, a los que Coppola, en concreto, ya está acostumbrado. Cuando estaba a punto de comenzar el rodaje de Tetro, Javier Bardem, por problemas de agenda, rompe su compromiso y decide no participar en la producción. Ante tal situación, el director decide cambiar el papel previsto para el actor español y decide convertirlo en mujer y dárselo a otra de nuestras estrellas nacionales: Carmen Maura, que interpreta a una crítica literaria cuya relación con el protagonista hará a la historia más intrigante. 

Al final comienza el rodaje sin cerrar el guión, aunque como ya he explicado antes, nadie mejor que Coppola sabe lo que significa hacer cambios importantes de última hora. Siempre ha sabido lidiar con los imprevistos…esperemos que esta vez no nos decepcione.

Cannes ya lo ha podido comprobar. Este viernes nos toca el turno a nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s