Carmen Maura, 30 años de imparable carrera

Cuatro Premios Goya, seis Fotogramas de Plata, dos Premios Félix y una Concha de Plata engrosan la larga lista de galardones que Carmen Maura ha recibido a lo largo de estas tres décadas de fructífera carrera. Desde ayer, ya podemos sumar otro a su cesta de los triunfos, en esta ocasión, uno de los más prestigiosos en nuestro país: la Medalla de Oro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España “por su contribución a la mejora del cine español”. La actriz, que afirma sentirse “en estado de shock”, no se lo cree; nosotros, sin embargo, sí. Su filmografía lo avala y su historia curricular grita a los cuatro vientos que esta madrileña es una luchadora y una enamorada del séptimo arte, dos reglas básicas para convertirse en lo que actualmente es: UNA DE LAS MEJORES ACTRICES DEL CINE ESPAÑOL.

carmen-maura

Nada parecía presagiar que su futuro adquiriera estos derroteros. Bisnieta de los condes de Fuente Nueva de Arenzana, comenzó sus estudios  de Filosofía y Letras y Bellas Artes en París. Comenzó a trabajar en el teatro universitario como aficionada hasta el momento en el que el crítico teatral  Alfredo Marquerie  la vio en una obra y le aconsejó dedicarse por entero a sus dotes como actriz. A partir de este momento, Carmen fue consciente de lo que deseaba que su camino adquiriera tintes artísticos. Tuvo muchísimos problemas personales, pero eso no le impidió alcanzar su sueño. Salió adelante y comenzó a trabajar.

Los comienzos nadie dijo que fueran fáciles. La carrera de Carmen, como la de otros muchos, arrancó actuando en cafés-teatro, pequeños espacios televisivos y en compañías independientes de poca resonancia. Las ofertas que al principio recibía no eran gran cosa y las primeras películas en las que participó en los años setenta no tuvieron excesiva repercusión. Su  suerte cambió cuando logró un puesto en la compañía Los goliardos, ya con cierto prestigio en la capital madrileña. Este ingreso le permitió comenzar a relacionarse con artistas cercanos a la comedia urbana de la época y a la movida madrileña como el cineasta Fernando Colomo, con el que realizaría sus dos primeros papeles protagonistas en cine: Tigres de papel o ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?.

Su incursión en Los goliardos le permitiría conocer un tiempo más tarde, al por entonces aún aficionado, Pedro Almodóvar, un joven metido en la movida madrileña que trabajaba en Telefónica para realizar sus primeros pasos en el mundo del Súper 8. La especial química que surgió entre ambos les llevó a trabajar juntos en infinidad de cortometrajes, mediometrajes y pequeñas colaboraciones de poca índole como Folle, folle, folleme Tim. Hasta que por fin Carmen, con la ayuda de Félix Rotaeta, consigue financiar el primer largometraje del manchego: Pepi, Luci, Bom y otras chicas del monton. Su rodaje duró más de un año por las dificultades técnicas y económicas, pero finalmente se pudo estrenar en salas comerciales y fue un verdadero éxito.

Su próximo encuentro con Almodóvar no se produciría hasta los años 80. Cuando el manchego volvió a confiar en Carmen para sus películas: Entre tinieblas y ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, obra en la que la actriz pudo realizar una de sus interpretaciones más logradas en el cine y gracias a la cual, Carmen y Pedro se convirtieron por excelencia en la pareja director-actriz más prolifera del cine español. Esta buena sintonía les llevaría a trabajar juntos en tres ocasiones más: Matador, La Ley del deseo y Mujeres al borde de un ataque de nervios, un verdadero éxito de crítica y taquilla, no solo en España sino que también en el extranjero, llegando incluso a ser candidata al Oscar de la academia de Hollywood como mejor película de habla no inglesa. La película dio la vuelta al mundo ganando premios allá por donde iba y las carreras cinematográficas de sus actores se vieron lanzadas al éxito rotundo.

Por razones aún desconocidas, la relación entre el manchego y la madrileña se enfrió hasta límites insospechados. La actriz continuó fraguándose una carrera, aunque esta vez sin su verdadero talismán, Pedro Almodóvar. Las cosas no le fueron del todo mal. Consiguió buenos papeles en película dirigidas por cineastas de éxito como Pilar Miró, Rafael Monleón, José Luis Borau y Carlos Saura, quien le dio la oportunidad de obtener el segundo éxito importante de su carrera: ¡Ay, Carmela!, con la que volvería a lograr el Goya y el Premio de Cine Europeo, y le permitiría hacerse un hueco en el extranjero, sobretodo en Francia, donde empezó a actuar con asiduidad y cosechó sus principales éxitos, hasta el punto de merecer el título de Caballero de Honor de las Artes y las Letras. Durante la década de los noventa, compaginó su trabajo en cine con la vuelta a los escenarios de los teatros más importantes de España, así como su incursión en series de ficción televisadas.

El inicio de siglo no podía haber sido mejor para su carrera cinematográfica. Álex de la Iglesia contó con ella para uno de sus proyectos más ambiciosos: La Comunidad, con la cual obtendría su tercer Goya, además de la Concha de Plata a la mejor actriz en San Sebastián y el Premio de la Unión de actores. Durante estos años no ha parado de triunfar. Y lo cierto es que actualmente vive uno de los momentos más dulces de su carrera. Después de protagonizar en 2006 uno de los encuentros más esperados del cine español (el de Almodóvar y ella en Volver), fue convocada por Coppola para participar en el proyecto que recientemente acaba de estrenar: Tetro. ¡Todo un honor!, ha reiterado ella en sucesivas ocasiones.

A todo este cúmulo de éxitos se une desde ayer uno de los más gratificantes de toda su carrera: obtiene la Medalla de Oro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, un mérito del que solo los mejores han podido disfrutar: Vicente Casanova, Fernando Rey, Carlos Saura, Francisco Rabal, Alfredo Matas, Ana Belén, Sara Montiel, Elías Querejeta, Gil Parrondo, José Luis Borau, Fernando Fernán Gómez, Carmelo Bernaola, Concha Velasco, Antonio Banderas, Basilio Martín Patino, Geraldine Chaplin, Pablo Núñez y Maribel Verdú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s