Crítica Los Edukadores

cartelEsta semana os pedía paciencia. Paciencia para esperar la llegada de buenos títulos, producciones de calidad. Siguiendo mi propio consejo, esta semana ya no he acudido al cine, así que mi crítica en esta ocasión es sobre una película quizá ya antigua, que no clásica, estrenada en 2005 y que removió más de una conciencia: Los Edukadores.

Dirigida por Hans Weingartner y protagonizada por Daniel Brühl, sin quererlo se convirtió en una de las películas más exitosas de su año. La técnica utilizada para atraer al público no consistió, ni mucho menos, en ninguna estrategia publicitaria y promocional potente, sino que lo que hizo de esta película una de las más comentadas entre el público europeo más joven fue la puesta en marcha de una de las técnicas más rudimentarias que existen: el boca a boca.

Todo apunta a que fue concebida como un filme minoritario: rodada aparentemente sin recursos y con un argumento contestario, rebelde y sorprendentemente ideológico, que caló entre el público y la crítica oficial, que llegó a catalogarla como “una de las diez mejores películas de Cannes de 2004”, según afirmó Geoffrey MacNab en su columna de The Independent.

Los protagonistas del filme son tres jóvenes: Jan, Peter y Jule, tres alemanes que desprecian la materializada sociedad capitalista y ansían cambiarla. Jule trabaja de camarera en un restaurante de lujo, mientras Jan y Peter, sin que lo sepa la chica, se convierten en los Edukadores: misteriosos asaltantes de chaléts de lujo que nunca roban, pero que sin embargo, descolocan. Su intención es desconcertar y asustar al rico, que piensa que vive seguro en su casa. Las cosas se complican cuando Peter se ausenta durante unos días y Jule y Jan continúan con la acción. En uno de los golpes que dan juntos, las cosas salen mal y los tres jóvenes tienen que secuestrar a uno de los ricos a los que habían ido a enseñar la lección, y que casualmente él de joven también militó en un movimiento anarquista.

escena2

Las conversaciones que fluyen entre los cuatro personajes: moralizantes, idealistas y en ciertos momentos humorísticas, pretenden realizar un radiografía del pasado y del presente, de lo bueno y de lo malo, de lo correcto y de lo incorrecto y de lo moral e inmoral. Un análisis revolucionario de nuestro días, una bocanada de aire, una carretera con una meta diferente. Diferente, sí, diferente…este puede que sea el adjetivo que mejor describa a esta modesta producción. Donde actores, no destacando en exceso, sí conseguirán trasmitir un sentimiento que todo joven debería albergar: el ansia de mejora.

Le pesa a quien le pese, lo cierto es que la sociedad se ha aburguesado. Ya no quedan jóvenes con ganas de cambiar el mundo en el que vivimos. El capitalismo nos ha nublado la ambición, todo está establecido y predeterminado por cuatro adinerados que controlan nuestra vida, mientras que nosotros creemos que vivimos en la sociedad más libre que jamás hubiéramos soñado. ¿Qué nos diferencia de los jóvenes del 68?, sin duda alguna los sueños que infundan en nosotros desde que somos pequeños las grandes multinacionales y el sistema globalizado. Los jóvenes del 68 no eran unos necios como nosotros.

escena3

Pues bien, aunque mi visión resulte ridícula para muchos de los que me estáis leyendo, os diré que la intención de Los Edukadores tiene ese punto romántico tan necesario en el cine y que tanta expectación siempre levanta en el público. Nunca pretendió ser una superproducción (y eso lo demuestra la realización utilizada: cámara en mano y cero iluminación), pero sí que creo que buscaba revolver esa conciencia tan escondida en nuestra generación. No profundiza, pero expone ideas. Ideas y sentimientos propios de una sociedad que nunca debía haberse dejado engañar por una falsa realidad: repleta de opulencia y enfermizo exceso.

Anuncios

4 Respuestas a “Crítica Los Edukadores

  1. Aunque no me disgustó del todo, me pareció excesivamente moralizadora… me dio la impresión que por exceso de romanticismo no llegaba a ninguna idea concreta más que la rebelión contra el sistema. Pero es cierto que al menos el mensaje no era “unilateral”; la película daba la oportunidad de defenderse al aburguesado capitalista. No estaba mal, pero tampoco me pareció un gran descubrimiento.

  2. Me encanto la pelicula. Realmente fue esperanzador ver como hay gente todavia que piensa como uno y que tiene ganas de cambiar el mundo en el que vivimos y no se deja engañar por esta “realidad” que nos hacen ver.
    Ojala hubiera mas gente así.
    Muy buena la critica también.
    Suerte

  3. acabo de verla,…
    me dejo una buena enseñanza,.. de aqui en adelante me esforzare para ser el mejor capitalista para comprarme una linda camper celeste.
    cada uno tiene su propia meta…….

  4. Vianney Herrera Medina

    Salvar al mundo, es una propuesta en todas las épocas de los jóvenes… a veces es menor el sueño juvenil, por la comodidad capitalista… pero aún se sigue construyendo, propopiendo un mundo mejor… más equitativa, justo, solidario y en paz… Vianney

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s