Crítica La decisión de Anne

Un dramón, señores. Hacía mucho tiempo, quizás desde aquella emotiva El diario de Noha (curiosamente del mismo director), que no lloraba tanto en el cine. Así que mi primera recomendación es:  Si vais a cine, por favor, no olvidéis un buen arsenal de pañuelos de papel, os harán falta. A ti también, tío duro. Esta película reblandece hasta al más escéptico al cine lacrimógeno.

Nick Cassavetes, director del filme,  no es la primera vez que nos encoge el corazón. Ya lo hizo anteriormente con El diario de Noha y más tarde con John Q y aquel padre coraje dispuesto a dar la vida para que su hijo agonizante tuviera un donante de corazón. En La decisión de Anne volvemos a encontrarnos con el tema de la inminente muerte de un familiar, nuevamente un niño, pero de manera mucho más dura y quizás menos espectacular.

La decisión de Anne plantea un tema actual, duro y necesario. Nos introduce en la vida de una familia, la de Sara y Brian (Cameron Diaz y Jason Patric), tienen dos hijas y un hijo, y la mayor, Kate (Sofia Vassilieva), está gravemente enferma de leucemia. Cuando comienza la película, la que nos cuenta la historia es Anne (Abigail Breslin): ella ha sido concebida para ser compatible con Kate y poder donarle sangre, médula ósea y lo que haga falta. Y eso es algo difícil, es doloroso saber que has nacido con esa misión concreta.

Anne lleva toda su vida sirviendo a las necesidades físicas de su hermana, hasta que un día se cansa. La última intervención que plantean hacerle es quitarle el riñón y ella se revela. Consciente de que sus padres no la escucharán, decide acudir a un famoso abogado y plantearle su caso. Su objetivo es sencillo: emanciparse de sus padres en lo que a los asuntos médicos respecta, de esta forma evitará que nadie pueda decidir sobre su cuerpo, salvo ella.

A medida que avanza la historia, el conflicto ético que se plantea se agudizará: ¿eres una mala hermana por intentar defender tu integridad física?, ¿hasta qué punto es justo concebir a un hijo con el único objetivo de salvar a otro?, ¿en qué momento se debe dejar de intentar por todos los medio salvar la vida de un hijo?. Éstas y más preguntas son las que se realizarán de forma implícita al espectador.

Para que no haya lugar a dudas, la cámara irá cambiando de punto de vista a largo de la película. Comenzará contando su historia Anne, pero pronto, Nick Cassavete deambulará por los sentimientos y pensamientos da cada uno de sus miembros de la familia, desde la incansable madre coraje, al más comprensivo y humano padre, pasando por la niña al borde de la muerte y la que quiere abrazar la vida con más fuerza, sin olvidarse tampoco del tercer hijo, el niño olvidado, ese que padecía una dislexia que sus padres no vieron porque estaban demasiado ocupados con Kate. Nos adentramos en cada personaje y nos emocionamos con ellos, con sus disyuntivas y con lo que les duele, y somos capaces de comprenderlos a todos, por muy dispares que parezcan.

El trabajo de los actores es brillante, sobre todo el de Cameron Diaz, una gran madre coraje y la sorpresa de la película, puesto que acostumbrada a verle en papeles cómicos, nunca imaginé su potencial dramático. Una grata sorpresa, la verdad.

Más información: ficha técnica y trailer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s